¿QUÉ ES LA CIRUGÍA ORTOGNÁTICA?

 

La cirugía ortognática es una rama de la cirugía maxilofacial que se combina con la ortodoncia para corregir severas malformaciones faciales y de los maxilares.

Las deformidades faciales aparecen cuando uno o varios de los huesos que componen la cara presentan un crecimiento anormal, ya sea por exceso o por defecto, dando lugar a posibles asimetrías faciales y maloclusiones dentales que afectan a la función normal masticatoria e incluso pueden provocar dolores musculares  y articulares.

Deberemos tratar con cirugía ortognática a los pacientes adultos, que hayan finalizado el crecimiento por completo, con problemas esqueléticos severos que impidan una correcta función masticatoria o preocupados por su apariencia estética facial.

El tratamiento de cirugía ortognática debe llevarse a cabo por un ortodoncista cualificado: debe tener experiencia y estar especializado en tratar este tipo de maloclusiones dentales.

El tratamiento de estos pacientes se inicia con una primera visita que tiene como objetivo realizar un examen clínico. Se toman registros clínicos (radiografías, fotografías, mediciones faciales y modelos) que mediante programas informáticos permiten al ortodoncista estudiar en profundidad los problemas que presenta el paciente y llegar a un diagnóstico concreto. A continuación se planifica, conjuntamente con el cirujano, el tratamiento necesario para la corrección dental, esquelética y facial.

Posteriormente se presenta al paciente la propuesta de tratamiento describiendo los objetivos estéticos y funcionales, el tipo y la secuencia de aparatos que se utilizarán, los movimientos quirúrgicos que se realizarán en el momento de la cirugía y se resolverán las dudas que tenga el paciente referente al tratamiento pre y post cirugía.

Durante la preparación ortodóncica el ortodoncista coloca los dientes en una posición pre-determinada para que en el momento de la cirugía, el cirujano maxilofacial, movilice las estructuras óseas a tratar hasta que los dientes cierren correctamente para una buena función masticatoria y se consiga una correcta estética facial y dental proporcionando una bonita sonrisa.

Actualmente los avances en la aparatología de ortodoncia nos permiten realizar tratamientos de ortodoncia invisible, con brackets linguales, incluso en los pacientes que requieren cirugía ortognática.

Después de un corto post-operatorio (normalmente 24horas) el paciente regresa a casa e inicia el protocolo de alimentación, higiene y farmacológico prescrito por el cirujano. En pocos días (normalmente 10-15 días) el paciente retoma su rutina habitual. Los pacientes no sufren dolor, solo tienen molestias por la inflamación de los tejidos que se trata con antiinflamatorios.

El mismo día que el paciente recibe el alta y regresa a casa debe visitar al ortodoncista para iniciar los ajustes pertinentes con elásticos y posteriormente los detalles de acabado. Normalmente los aparatos suelen retirarse a los 6 meses después de la cirugía. Una vez se retiran los aparatos se coloca la retención para mantener y estabilizar su nueva posición.

Ver testimonio 1

Ver testimonio 2