La ortodoncia lingual es ortodoncia invisible

Muchos pacientes adultos necesitan y desean tratar su mala posición dental, pero el aspecto que tienen los aparatos convencionales de ortodoncia les impide plantearse una ortodoncia.

El sistema de ortodoncia lingual es una excelente alternativa para las personas que desean obtener una sonrisa atractiva pero no quieren que se vea ningún aparato.

La ortodoncia lingual es una técnica que nos permite realizar movimientos dentales para corregir su mala posición sin que nadie se dé cuenta. Todos los aparatos que se utilizan son invisibles porque están en la cara interior de los dientes.

Actualmente las técnicas en ortodoncia lingual han mejorado notablemente y conseguimos resultados magníficos en menos tiempo de tratamiento y con mayor confort para el paciente.

 

  • Las principales ventajas que nos aportan los brackets linguales son las siguientes:

1) Ortodoncia totalmente invisible: los brackets linguales son de tamaño muy reducido y van literalmente "pegados" a la superficie interior de los dientes. Esto hace que el paciente lleve a gusto los aparatos a lo largo del tratamiento sin afectar la estética de su sonrisa.

2) Mayor rapidez: son tratamientos más cortos en tiempo. Con la ayuda de un escáner óptico y un ordenador con un software CAD/CAM se diseñan y construyen los brackets en el laboratorio. Este método elimina la posibilidad de colocar mal los brackets y nos proporciona, a los profesionales, toda la aparatología necesaria hasta llegar al fin del tratamiento.

3) Mayor confort: la ortodoncia lingual es más cómoda que la ortodoncia convencional. Todos los pacientes que han llevado ambas técnicas lo afirman. La explicación es que en la lengua tenemos muchísimos receptores de sensibilidad con gran capacidad de adaptación y transcurrido el período de adaptación (que suele ser entre 5 y 8 días) el paciente no nota los aparatos. Los brackets linguales son de menor tamaño que los brackets externos, son brackets que están fabricados a medida para cada paciente y se adaptan totalmente a la superficie dental de cada paciente. El paciente experimenta una mínima interferencia en el habla que supera a los 4 o 6 días de colocar los aparatos.

4) Mejor salud gingival y periodontal: la principal aportación de saliva en la boca proviene de las glándulas salivales linguales, este flujo continuo de saliva junto con los movimientos continuos de la lengua durante la deglución y el habla ayudan a la "autoclisis", limpieza de de los brackets. Durante el tratamiento con ortodoncia lingual, recomendamos cepillos eléctricos con cabezal pequeño y redondo para conseguir una mejor higiene incluso en las zonas de difícil acceso.

 

  • Los principales inconvenientes de la ortodoncia lingual son:

1) Formación especializada: los tratamientos de ortodoncia lingual sólo pueden realizarlos especialistas. Son tratamientos que requieren un personal especializado y bien formado para llevar a cabo esta técnica tan específica.

2) Visitas más largas en la consulta: como hemos mencionado anteriormente, los tratamientos son más cortos, pero la duración de cada visita en la consulta del ortodoncista es mayor, puesto que el profesional debe dedicar mucho más tiempo al ajuste y activación de los aparatos. Con ortodoncia convencional el paciente suele visitarse cada 5 o 6 semanas y cada visita dura entre 15-20 minutos, sin embargo el paciente con ortodoncia lingual suele visitarse cada 4 o 5 semanas y pasa entre 35 y 50 minutos en cada visita.

3) Coste elevado: puesto que se trata de aparatos especialmente fabricados para cada paciente, individualizados y confeccionados con material noble como el oro, su coste de producción es muy alto y encarece el coste total del tratamiento.